lunes, 6 de febrero de 2017

The Reapers are the Angels, por Alden Bell

No puedo decir que soy el súper fan del género zombi, pero sí he visto y leído algunas cosas. Dawn of the Dead la vi cuando era niño y me gustó mucho, leí Guerra Mundial Z y
me gustó, The Walking Dead vi como 6 capítulos y pues como que me aburrió, o sea, de repente agarro el género como algo para pasar el rato pero no soy tan clavado.

En alguna de esas listas del tipo «los mejores libros de… X, Y, Z» me encontré con la referencia de The Reapers are the Angels. Normalmente esas listas hay que analizarlas con cuidado ya que en gustos se rompen géneros, pero busqué información sobre este libro y vaya que no me arrepiento haberlo adquirido.

Los zombis pasan a segundo término, sí son importantes para la historia puesto que le da el ambiente descriptivo de lo que se vive en ese momento, pero la verdadera esencia del libro es su protagonista, Temple, una chica analfabeta de quince años.

No se describe lo que pasó ni por qué los muertos regresaron, pero no hace falta. Temple nació después de que sucediera el apocalipsis y para ella los muertos (a los cuales llama slugs o meatskins) son totalmente normales, algo más con lo que tiene que lidiar en su corta vida.

Vive en un faro abandonado en donde trata de sobrevivir. Baja al mar en ocasiones para ver los pescados y sentir como juegan con sus pies, revisa sus redes para ver si ha atrapado algunos peces, sobrevive, y desde su faro ve las imágenes hermosas de algunas viejas revistas y ve lugares que jamás ha visto.

En una ocasión ve a un muerto boca abajo en la arena. Temple va a investigar y toca el cuerpo de un muerto. Mientras investiga, éste vuelve a la vida. Temple ve que tiene la columna rota, le falta un ojo, no tiene quijada, y no tiene dientes en la parte superior de la boca. Temple pasa un dedo por el ojo del muerto y éste trata de seguirlo sin poder enfocar bien. Le mete el dedo adentro de la boca sabiendo que el muerto no la puede morder, sin embargo el muerto hace los movimientos de sus tendones visibles en la boca tratando de morderla.

«¿Qué vas a hacer? ¿Morderme? Yo creo que tus días para morder se terminaron, míster».

Temple se sienta en la arena y tiene una conversación bastante chistosa con el muerto. El hecho de que ese muerto haya llegado a esa zona tan pedregosa en donde Temple había escogido vivir, hace que ella piense en irse de ahí debido a que otros zombis pudieran llegar.

Y así, Temple inicia un viaje el cual es el tema del libro. Durante su camino, llegan y se van algunos otros personajes a su vida que si bien no son tan importantes, sí le sirven al autor para ampliar el desarrollo del personaje de Temple.

Durante su trayecto, Temple se ve forzada en matar a un personaje, y se echa de enemigo al hermano, el antagonista de la historia, Moses Todd, cuya misión va a ser tratar de matar a Temple.

De todos los personajes que me ha tocado leer en la ficción, yo creo que Temple es el más entrañable. Es analfabeta, no es sofisticada, es bastante franca, chistosa y ocurrente y saca algunos comentarios sarcásticos y observaciones irónicas que te hacen reír o pensar bastante.

The Reapers are the Angles fue traducido al español como La Ira de los Ángeles, por si quieren echarle una leída. Totalmente recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada